• BUSCADOR

NOTICIAS

21 de junio de 2015

Buscad primeramente el Reino de Dios

Tercer Semana después de Pentecostés. „Buscad primeramente el Reino de Dios y Su verdad”

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Al leer las palabras donde Nuestro Salvador nos dice que podríamos vivir de manera simple y despreocupada, si nuestra alma no se preocupara por la comida y bebida, y el cuerpo – por cómo vestirse, dos sentimientos opuestos surgen en nosotros.

Por un lado, parece que es cierto: ¡qué simple sería vivir así, y por qué no hacerlo! ¿Por qué no deshacernos de nuestras responsabilidades, de las preocupaciones que constantemente nos atormentan? Por otro lado, tenemos una sensación diferente: ¡pero si es imposible! ... Y entonces nos enfrentamos a la pregunta: ¿Es acaso imposible lo que Cristo dijo? ¿No constituye acaso lo que Él nos manda una verdadera forma de vida?

¿Cómo resolver esta dualidad del alma? Me parece que la solución está en prestar atención a esas condiciones estrictas que nos otorga esa libertad. Si queremos vivir como Cristo nos dice, es decir, preocuparnos por el Reino de Dios y su verdad, con la esperanza de que todo lo demás vendrá por añadidura, entonces tenemos que cambiar por completo nuestra actitud frente a la vida y dejar de vivir de la forma en que hacemos.

La verdad del Reino de Dios consiste en amar a Dios con todo nuestro corazón, todo nuestro pensamiento, con todas nuestras fuerzas, y a nuestro prójimo como a nosotros mismos. Esta verdad exige que en nuestra vida no quede nada que no pueda ser considerado amor a Dios y amor al prójimo. Esto significa que todos nuestros pensamientos, todas nuestras fuerzas, todo el corazón deben estar entregados a los demás - a Dios y al prójimo - y no a nosotros mismos. Esto significa que todo lo que tenemos, todo con lo que nos consolamos y regocijamos le pertenece a Dios y al prójimo. Significa que todo lo que usamos más allá de los estrictamente necesario, se lo estamos quitando a Dios y al prójimo.

Si pensamos en cómo vivimos: ¿quién puede resistir ante el tribunal del Reino de Dios - Reino de amor abnegado, crucificado, feliz, salvador? Todo lo que tengo no es mío, todo lo que uso más allá de lo que necesito, se los quité y robé a alguien, todo lo que no entrego por libre voluntad, con amor, Lo estoy quitando y arrancando del milagro del Reino del amor de Dios ... Si nos concentráramos en esto, sería fácil vivir por la fe en Dios y por la misericordia al prójimo: porque sería vivir en la pobreza espiritual y en el desprendimiento físico, aún inasequible para nosotros.

Esto es lo que está detrás de las palabras 'ligeras' de Cristo 'olviden todo – el Padre cuidará de vosotros' ... Detrás de estas palabras está el cuidar sólo de lo que es de cuidado para Dios, de nuestro Dios vivo, crucificado en el Gólgota, y entonces entraremos en aquel Reino, donde nada nos será necesario, y donde el Señor nos dará todo. Amén.

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio