• BUSCADOR

NOTICIAS

17 de diciembre de 2015

MI VIDA EN CRISTO

San Juan de Krondstadt

Desde que el hombre se alejó de Dios, se volvió como un animal, que era antes doméstico y después se volvió salvaje. Prefiere la oscuridad del bosque, o sea de este mundo, que el lugar luminoso anterior — el Reino Divino. Se le hizo difícil unirse con Dios, le cuesta de creer en Dios y lo que Él le ha revelado.

Observando el universo, veo por doquier una extraordinaria amplitud y alegría de la vida en el mundo animal, entre los cuadrúpedos, aves, reptiles y peces. Surge una pregunta: ¿por qué entre la gente que trata de vivir piadosamente existen opresión y aflicciones? Si Dios en todas partes difundió vida, abundancia y mucho espacio. Todas las criaturas, a excepción del hombre, glorifican al Creador con satisfacción y alegría. ¿No somos acaso, también criaturas de Dios? La respuesta es fácil; nuestra vida está envenenada por nuestros pecados y por el enemigo invisible.

Sobre todo ataca a la gente que lleva la vida piadosa. Por eso la verdadera vida la vamos a tener más adelante, en el futuro siglo. Ahí se abrirá toda la felicidad y bienaventuranza. En esta tierra el hombre es expatriado, exilado y castigado. A veces parece que toda la naturaleza se arma contra él por sus pecados. Entonces no hay que estar confundido, que por todas partes hay alegría, y dentro del hombre muchas veces — aflicción. Tenemos un verdugo, que nos castiga siempre por nuestros pecados. La alegría vendrá, pero no acá, sino en el mundo venidero.

Acordaos, que tenéis personalidad doble: una es corporal, enferma con pasiones, vieja. Hay que ignorar sus exigencias pecaminosas, extraerlas. Otra — es espiritual, nueva, la que busca a Cristo, y en Él encuentra la vida y paz. Como hay que despreciar los pedidos de la carne pecadora, porque su satisfacción es la muerte para el alma; así los pedidos espirituales hay que practicarlos porque llevan a la vida eterna.

El hombre debe percibir la desventura de su alma y suplicar con celo al Salvador, que lo salve a él también. No digas: 'Estoy seguro y no hay razón para preocuparse'. He aquí la desgracia, que tu no ves el peligro. Tu desgracia son tus pecados. El pecado penetró profundamente en mi ser. Algo malo e impuro fácilmente viene en la mente y recibe respuesta en el corazón, y lo bueno y santo solamente se piensa, pero no se siente. Lo que es malo, es más cerca al corazón, y si no se hace, es por temor a Dios o por las circunstancias contrarias. 'Yo sé que en mí, no mora el bien; porque el querer el bien está en mí, pero no el hacerlo. Porque no hago el bien, que quiero, sino el mal que no quiero, eso hago' (Rom. 7:18-19). Pasa, que el bien planeado se tarda mucho en cumplir.

La mayoría de la gente voluntariamente lleva en su corazón la pesadez satánica, pero tanto se acostumbró a ella, que no lo siente. Sucede además, que el enemigo malvado multiplica esta pesadez, entonces ellos se sienten abatidos, protestan y hasta blasfeman el nombre de Dios. La gente moderna tiene un medio para disipar esa pesadez interna: recurre a los espectáculos, fiestas, cartas, bailes, pero el aburrimiento y la angustia vuelven después con fuerza mayor. 'Me dejaron a mí, fuente de agua viva, y cavaron para sí cisternas rotas, que no retienen agua' (Jerem. 2:13). Solamente, cuando la gente se vuelve a Dios, de sus corazones se cae la pesadez del pecado y ellos comienzan a comprender las causas de su insatisfacción y como luchar contra ella.

Que nadie piense que el pecado es algo de poca importancia. No, ¡el pecado es un terrible mal, que mata el alma! El Salvador dijo: 'Atadle de pies y manos, y echadle en las tinieblas de afuera; allí será el lloro y el crujir de dientes' (Mt. 22:13), es lo que va a suceder al pecador en el futuro siglo. De ahí se ve, que los pecadores van a perder totalmente la libertad de fuerzas espirituales. Sintiendo la posesión de capacidades espirituales, ellos van a sentirse atados por fuertes cadenas y incapaces para cualquier bien. Serán prisioneros de sus propios pecados (Prov. 5:22). A esto hay que añadir los sufrimientos por entender tarde, como fueron irrazonables para enojar al Creador, pues todavía en la vida terrenal el pecado ata y mata el alma. El verdadero fiel conoce el dolor que oprime su alma después de haber cometido cualquier pecado, y como su conciencia lo atormenta hasta que no se arrepienta sinceramente de lo cometido. De mi propia experiencia puedo testimoniar que si una persona va a dormir sin haberse arrepentido de algo malo hecho durante el día, su conciencia lo va a molestar en el sueño, hasta que no se levante y no lave el pecado con sus lágrimas. Ahora supongamos que esta persona, atormentada en el sueño por su pecado, muere inesperadamente. Es claro, que el alma irá atormentada al otro mundo. Y como después de la muerte no hay arrepentimiento, su alma va a sufrir eternamente, conforme a sus hechos. De esto testifica la Sagrada Escritura (Mat.25:46; Rom. 2:6, 9; 2 Cor. 5:10 y otros).

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio