• BUSCADOR

NOTICIAS

11 de julio de 2019

En el ojo de la tormenta

En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Al igual que a Pedro y a los demás apóstoles, nos es difícil creer que Dios, el Dios del mundo, el Dios de la armonía puede encontrarse en el ojo mismo de esa tormenta que pareciera estar presta a destruir nuestra seguridad y hasta de quitarnos la vida misma.

El Evangelio relata cómo los discípulos se alejaron de la costa donde quedó Jesucristo en soledad, en plena comunión de oración con Dios. Los apóstoles se adentraron a la mar contando con una plena seguridad; pero a mitad de camino los sorprendió una tormenta y allí comprendieron que corrían peligro de perder la vida. Lucharon con todas sus fuerzas, capacidades y experiencia humanas, sin embargo el peligro de muerte no se alejaba. El temor y el espanto los dominó.

Y repentinamente entre la tormenta vieron a Nuestro Señor Jesucristo. Venía caminando sobre las embravecidas olas, cruzando el enfurecido viento, estando Él en una temible calma. Alarmados los discípulos gritaron porque no podían creer que era Él, sino que pensaron que era una aparición. Pero Jesucristo, desde el centro mismo de esa terrible tormenta les dijo: “¡No temáis! Yo soy...”. Al igual que en el Evangelio de San Lucas: “Cuando oyereis guerras y sediciones, no os espantéis; … levantad vuestras cabezas, porque vuestra redención está cerca…”.

Nos es difícil creer que Dios puede estar en el centro de la tragedia, pero sin embargo, así es. Él está en el centro de la tragedia en el más temible de los sentidos porque la más grave tragedia de la humanidad y de cada uno de nosotros es nuestro alejamiento de Dios, el hecho de que Dios nos es ajeno, sin importar cuán cerca esté Él de nosotros, no Lo sentimos con esa directa claridad que nos daría un sentimiento de serena seguridad y nos hiciera sentir felices. Todo el Reino de los Cielos está dentro de nosotros, pero no lo sentimos. Y justamente esa es la mayor tragedia de cada uno y de todo el mundo, de generación en generación. Es en esa tragedia en la que Cristo, el Hijo de Dios, entró al hacerse el Hijo del hombre y al ingresar en el centro de ese alejamiento, de ese horror, que produce al martirio espiritual, el desgarre y la muerte.

Nosotros somos como esos apóstoles, no necesitamos imaginar lo que les ocurrió, porque nosotros mismos estamos en ese mismo mar, en esa misma tormenta, y Cristo, descendido de la Cruz o resucitado del sepulcro, está en la tormenta y nos dice: “¡No temáis! Yo soy...”.

Pedro quiso salir del barco hacia Cristo para estar seguro, ¿no es eso lo que hacemos nosotros todo el tiempo? Cuando se desata la tormenta acudimos a Dios con todas nuestras fuerzas porque pensamos que en Él está la salvación del peligro. Pero no es suficiente con que la salvación esté en Dios: nuestro camino hacia Dios debe transcurrir a través del olvido de nosotros mismos, a través de la heroica confianza en Él y la fe. Si comenzamos a mirar para atrás hacia las olas, el huracán y la tormenta de la muerte, entonces como Pedro nos empezaremos a hundir. Pero aún allí no debemos perder las esperanzas: nos fue dada la seguridad de que sin importar cuán pequeña sea nuestra fe en Dios, Su fe en nosotros es incólume; sin importar cuán pequeño sea nuestro amor, Su amor es ilimitado y se mide con toda la vida y la muerte del Hijo de Dios que se hizo hijo del hombre. En el momento en el que sintamos que no hay esperanza, de que estamos muriendo, si en ese último instante tenemos la fe suficiente para gritar como Pedro: “¡Señor! ¡Me hundo, estoy muriendo! ¡Sálvame!”, Él extenderá Su mano y nos ayudará. Es sorprendente y extraño que el Evangelio nos dice que en el mismo instante en que Cristo lo tomó a Pedro de la mano, todos aparecieron en la costa.

Reflexionemos en los distintos momentos de este Evangelio y analicemos cómo se relacionan con nosotros, con la tormenta de nuestra vida, con la tormenta interna, que a veces ruge en nuestro corazón y a veces en nuestra mente en las circunstancias externas y temibles de la vida. Recordemos, con aquella plena seguridad que nos fue dada en el testimonio de Dios a través de Sus discípulos que estamos seguros aún en el centro mismo de la tormenta y estamos salvos por Su amor. Amén.

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio