• BUSCADOR

NOTICIAS

22 de octubre de 2019

La fiesta de la calabaza

(Halloween)

Esta es la época del año en la que la sociedad secular en la que vivimos se prepara para la fiesta de Halloween. Muchos no conocen sus raíces espirituales e históricas, y por qué contradice las enseñanzas de la Iglesia. Esta fiesta comenzó en la época precristiana entre los pueblos celtas de Gran Bretaña, Irlanda y el norte de Francia. Estas personas paganas creían que la vida nacía de la muerte. Por lo tanto, celebraban el comienzo del 'año nuevo' en el otoño (en la víspera del 31 de octubre y en el día del 1 de noviembre) cuando, como creían, comenzaba la temporada de frío, oscuridad, decadencia y muerte. Los celtas creían que una cierta deidad a la que llamaban Samhain era el Príncipe de la Muerte y era a él a quien honraban en su festival de Año Nuevo.

Desde el punto de vista cristiano ortodoxo, podemos ver muchas creencias y prácticas diabólicas asociadas con esta fiesta que han perdurado hasta este momento. En la víspera del festival de Año Nuevo, los druidas, que eran los sacerdotes del culto celta, instruían a su gente a extinguir todos los fuegos y luces del hogar. En la noche del festival, encendían una gran hoguera con ramas de roble (árbol que consideraban sagrado). Sobre este fuego, ofrecían sacrificios para apaciguar y adular a Samhain, el Príncipe de la Muerte. También se creía que Samhain, complacido por las ofrendas, permitía a las almas de los muertos regresar a sus hogares para una visita festiva en este día. De esta creencia surge la práctica de deambular en la oscuridad, disfrazados de fantasmas, brujas, duendes y hada simbolizando la comunión de los vivos con los muertos.

La expresión de truco o trato (trick or treat) es también una parte integral de este sistema de creencias y prácticas. Se creía que las almas de los muertos que habían entrado en el mundo de la oscuridad, la decadencia y la muerte y, por lo tanto, en comunión total y sumisión a Samhain, soportan la aflicción de un gran hambre en su visita al mundo de los vivos. De allí surgió la idea de que si las almas de los muertos y sus imitadores no fueran apaciguadas con 'golosinas', es decir , ofrendas, entonces la ira de Samhain se desataría a través de un sistema de 'trucos', es decir, maldiciones. Tal es el verdadero significado de esta fiesta pagana.

Entonces es evidente que para un cristiano ortodoxo la participación en cualquier nivel es imposible e idólatra, proque resulta en una verdadera traición a Dios y a la Iglesia. Si participamos en la actividad ritual de imitar a los muertos y vagar en la oscuridad pidiendo golosinas u ofreciéndolas a los niños, entonces hemos buscado voluntariamente la comunión con los muertos, cuyo Señor no es Samhain, sino Satanás. Es a Satanás, entonces, a quien se le ofrecen estas delicias, no a los niños.

Hay otras prácticas asociadas con Halloween de las que debemos alejarnos, como la brujería, la adivinación, la profetización, los juegos de azar, la brujería y el tallado de una cara fea en una calabaza con una vela encendida para convertirla en el infame Jack O'Lantern. Los celtas tallaban la calabaza (en tiempos antiguos se usaban otras verduras también) en imitación de los muertos y era utilizada para transmitir la nueva luz (del fuego sagrado del roble) a la casa donde la linterna quedaba encendida durante la noche. Esta 'linterna sagrada' no es más que una imitación de la luz votiva (lampada) verdaderamente sagrada ofrecida ante un icono de Cristo y los santos. Incluso el uso y exhibición de Jack O'Lantern implica la participación en este festival de 'muerte' en honor a Satanás.

Los Santos Padres del primer milenio (una época en que la Iglesia era una y estrictamente ortodoxa) contrarrestaron esta fiesta pagana celta introduciendo la Fiesta de Todos los Santos. Es a partir de esto que se desarrolló el término Halloween. La palabra Halloween tiene sus raíces en el inglés antiguo de All Hallow E'en, es decir, la víspera que conmemora a todos los que fueron santificados.

Desafortunadamente, ya sea por falta de conocimiento o comprensión, la fiesta pagana celta que se celebra el mismo día que la fiesta cristiana de Todos los Santos (en el cristianismo occidental) llegó a conocerse como Halloween. La gente que permaneció pagana y, por lo tanto, anticristiana reaccionó al intento de la Iglesia de suplantar su festival celebrando esta noche con mayor fervor. Muchas de estas prácticas llevaron a la profanación y burla de la reverencia de la Iglesia por las santas reliquias. Elementos sagrados, como las cruces y el Sacramento reservado, fueron robadas y utilizadas de manera perversa y sagrada. La práctica de la mendicidad se convirtió en un sistema de persecución diseñado para hostigar a los cristianos que, según sus creencias, no podían participar haciendo ofrendas a los que servían al Señor de la Muerte.

Uno puede ver en la sociedad occidental contemporánea que el intento de la Iglesia occidental de suplantar este festival pagano con una fiesta cristiana fracasó. ¿Cómo entonces algo tan obviamente contradictorio con la fe ortodoxa sagrada ganó tanta aceptación entre los cristianos?

La respuesta es la apatía espiritual que es la raíz espiritual del ateísmo y el alejamiento de Dios. La sociedad actual insta a que Halloween y otras festividades similares, a pesar de su aparente origen pagano e idólatra, sean inofensivas y no tengan consecuencias. Tras una consideración más detenida, estos festivales paganos son la fuente de destrucción de cualquier tipo de fundamento espiritual y conducen a la incredulidad y al ateísmo absoluto. Halloween socava la base misma de la Iglesia, fundada sobre la sangre de los mártires que se habían negado, al renunciar a sus vidas, a participar en cualquier forma de idolatría.

La Santa Iglesia debe tomar una posición firme para contrarrestar tales eventos (paganos). Cristo nos enseñó que Dios es el juez en todas nuestras acciones y creencias y que estamos CON DIOS o CONTRA DIOS. No hay un enfoque neutral o medio del camino.

Hoy presenciamos un renacimiento de los cultos satanistas; escuchamos de servicios satánicos realizados en la noche de Halloween. Los niños son secuestrados por satanistas por sus sacrificios rituales. El clero ortodoxo es asesinado ritualmente, como ha sucedido más de una vez en California. En todas partes Satanás se acerca para atrapar a tantas personas inocentes como sea posible. Los quioscos están llenos de material sobre espiritismo, fenómenos sobrenaturales, sesiones espiritistas, profecías y todo tipo de obras inspiradas en demonios. Todas estas obras sirven a Satanás, porque no son el fruto del Espíritu Santo, sino el fruto del espíritu de este mundo.

¡Halloween no es una fiesta para niños!

Este es el día más solemne para las brujas, brujos y adoradores de demonios en todo el mundo en el que tratan de interrumpir la Vigilia de oración de los cristianos de Todos los Santos (según el calendario latino). Con todos estos poderes malignos que se manifiestan en esta noche, ¿en qué pensamos cuando enviamos a nuestros hijos a la noche disfrazados de pequeños demonios, duendes, brujas y alienígenas?

“Trato o truvo” debe ser estrictamente prohibidos. Por un lado, les enseña a nuestros hijos a mendigar o amenazar con dulces; por otro, es peligroso y recrea las prácticas de culto satánico del pasado. También debemos evitar cualquier tipo de fiesta o celebración de Halloween, así como decoraciones en nuestros hogares. Si nuestros hijos asisten a escuelas que organizan tales fiestas, no importa el día, no deben participar.

Hoy, las escuelas abrazan abiertamente el mal como un tema interesante y todo el mes está dedicado a las actividades de Halloween. Por lo tanto, los niños ortodoxos que no reciben educación en el hogar deben mantenerse fuera de la escuela durante el mes de octubre, o al menos durante la última semana de octubre.

Para combatir estas malas influencias, la Iglesia celebra la Vigilia de San Juan de Kronstadt en esta noche. La casa de Dios es el lugar más seguro en el que podemos estar. Halloween es una época de miedo y temblor. No les hará daño a nuestros hijos aprender esto. El temor a Dios es el comienzo de la Sabiduría, dijo el Santo Profeta Rey Salomón (Pr 9:10). El miedo al mal es natural y una buena protección para nosotros contra todos los asaltos. El miedo es vital para nuestra salvación. El miedo nos protegerá contra el anticristo. Halloween no es un juego.

(Boletín Parroquial de los Santos Nuevos Mártires de Rusia, Mulino, OR. Vol. 11, N.° 99, octubre de 1998).

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio