Iglesia Ortodoxa Rusa en la Argentina - SALIDA CON EL EPITAFIO
  • BUSCADOR

NOTICIAS

13 de abril de 2012

SALIDA CON EL EPITAFIO

Qué tan difícil es conectar lo que está sucediendo ahora y lo que alguna vez fue: la gloria de esta salida de la Sábana Santa, y el horror, el horror humano que afectó a toda la creación: el entierro de Cristo en esa única e inolvidable Viernes Santo! Ahora la muerte de Cristo nos habla de la resurrección, nos encontramos ahora con velas encendidas de Pascua, ahora es la victoria de la Cruz brilla y nos ilumina con la esperanza - pero otrora no lo hizo. En aquel entonces, sobre la cruz dura, madera en bruto, después de horas de sufrimiento, murió en la carne el Hijo encarnado de Dios, murió corporalmente el Hijo de la Virgen, a quien amaba como a nadie en el mundo - el Hijo de la Anunciación, el Hijo, que fuera el Salvador del mundo. Luego, frente a la cruz, los discípulos, que habían estado previamente en secreto, y ahora, frente a lo que había ocurrido, abiertamente y sin miedo, José y Nicodemo tomaron el cuerpo. Ya era demasiado tarde para asistir al funeral: el cuerpo fue llevado a la cueva más cercana en el Huerto de Getsemaní, fue puesto en una placa de mármol, como era entonces, envuelto en el sudario, ocultando su rostro con un pañuelo, y la entrada de la cueva fue cerrada con una piedra - y como esto fuera todo. Pero alrededor de esta muerte fue la oscuridad y el terror más de lo que actualmente se pueda imaginar. Hizo temblar la tierra, el sol se oscureció, conmocionó a toda la creación a partir de la muerte del creador. Y para los discípulos, para las mujeres que no tenían miedo de quedarse a un costado durante la crucifixión y muerte del Salvador, para la Virgen este fue el día más oscuro y más terrible que la propia muerte. Cuando ahora pensamos en el Viernes Santo, sabemos que viene el sábado, cuando Dios descansó de sus labores, - la victoria del sábado! Y sabemos que en la noche luminosa de sábado al día domingo vamos a cantar la resurrección de Cristo y su triunfo en la victoria final. Pero aquel viernes fue el último día. Después de ese día no se ve nada, y al día siguiente todo iba a ser lo que fue el anterior, y por eso nunca la oscuridad y la tristeza y el horror de ese viernes fue experimentada por nadie tanto, por nadie serán sufridos como lo sufrieron la Virgen María y los discípulos de Cristo. Escucharemos en la plegaria, el llanto Santísima Virgen María, llorando sobre el cuerpo de su Hijo cruelmente fallecido. Vamos a escucharlo. Miles y miles de madres pueden reconocer ese llanto - y creo que no existe llanto más terrible, porque con la resurrección de Cristo, sabemos que viene la victoria de la resurrección general, que ni hay muertos en la tumba. Y luego enterró no sólo a su propio Hijo, sino que toda la esperanza de la victoria de Dios, la esperanza de la vida eterna. Comenzaban días interminables que nunca más, al parecer, podrían volver a la vida. Eso es ante lo que nos encontramos con la imagen de la Madre de Dios, en la imagen de los discípulos de Cristo. Eso es la muerte de Cristo. En el corto período de tiempo que nos queda, tratemos de entender con el alma esta muerte, porque todo este horror se basa en una cosa: el pecado, y cada uno de nosotros, pecadores, es el responsable de este terrible Viernes Santo, y cada uno es responsable y responderá, esto ocurrió sólo porque la gente perdió el amor, se separó de Dios. Y cada uno de nosotros, que peca contra la ley del amor, es el responsable de la muerte horrorosa de Dios y Hombre, el abandono de la Virgen, el horror de los discípulos. Por lo tanto, al venerar el Epitafio, hagamoslo con temor. Él murió por ti justamente: que todos sepan esto! - Y vamos a escuchar este llanto, llanto de toda la tierra, lágrimas de una esperanza quebrada, y dar gracias a Dios por la salvación que se nos da tan fácilmente, y por el cual somos tan indiferentes al pasar, si bien es un precio terrible pagado por Dios, la Madre de Dios y los discípulos. Amén.

 
Horario de los Oficios
Visitas al templo
Casamientos y Bautismos
Oficios Religiosos en otros templos
Velas eclesiasticas
Brasil 315 - San Telmo - Tel.: 4361-4274
Hermandad San Sergio